viernes, 13 de julio de 2018

CASTILLO DE LOS FAJARDO - ALHAMA DE MURCIA - MURCIA



  La fortaleza de Alhama está enclavada en un estratégico lugar que controla las vías de comunicación que han circulado, desde tiempos remotos, entre el sur y el este peninsular, conectando las tierras andaluzas con las levantinas, en este caso en el sector que discurre por el valle del río Sangonera. Actualmente la población de Alhama de Murcia se encuentra situada a los pies del cerro donde se levanta el castillo.
   

  De esta forma, el acceso a la fortaleza se efectúa en la actualidad desde el propio núcleo urbano de la villa, en concreto desde la Plaza Vieja o la calle del Pilar, desde donde se puede subir por un camino adaptado con escalones. Allí se llegará al antiguo depósito del Agua del Caño, donde se puede comenzar el camino, campo a través y subiendo una considerable pendiente, que nos conducirá al castillo. Se podrá contemplar entonces un recinto amurallado dominado totalmente por un gran torreón o torre del homenaje, que caracteriza al resto de la fortaleza y al paisaje circundante. Todo el complejo defensivo, estudiado reciente y concienzudamente por los arqueólogos Ramírez Águila y Baños Serrano, está dividido en dos espacios claramente delimitados.





CASTILLO DE LA CALAHORRA - ALEDO - MURCIA



 El castillo de Aledo aún circunda y caracteriza la villa del mismo nombre, conservándose gracias a recientes y sistemáticas restauraciones en un relativamente buen estado de conservación en algunas zonas. Así el núcleo fortificado se sitúa en una zona intermedia de los macizos montañosos de Sierra Espuña, en sus estribaciones meridionales, y la sierra de La Tercia. Aledo está enclavado en un espigón rocoso que domina extensos campos, y que se convierte en un hito clave en el control de las vías de comunicación que conectan el litoral del sureste peninsular con la meseta central. El punto elegido para colocar semejante atalaya fue la cumbre amesetada de un cerro con forma alargada y escarpadas laderas. Esta elevación está delimitada por los barrancos de Borrazán a poniente, La Fontanilla a levante, y la rambla de los Molinos (a mediodía)


 La fortaleza de Aledo se sitúa en un impresionante espigón rocoso desde donde se controlan las vías de comunicación que enlazan la Meseta Central con la cuenca del Segura. Enclavado en un inexpugnable lugar, bien abastecido de agua a través de un sistema integrado en la fortificación, tiene sus orígenes en la Alta Edad Media. Fue en esta época cuando los musulmanes andalusíes dieron forma a la espectacular fortificación, dotándola de murallas que circundaban a la población y una sólida alcazaba. Pero el nombre de Aledo sonaría en todo el mundo conocido cuando, en 1086, el noble castellano García Giménez, al mando de sus tropas, tomaba la villa y, haciéndose fuerte en ella, hostigó audazmente amplios territorios que se extendieron a villas y campos granadinos, jienenses y alicantinos durante seis años, poniendo en jaque a los invasores almorávides.


 Con la incorporación del reino de Murcia a la corona de Castilla, el lugar pasó a convertirse en cabeza de encomienda de la Orden de Santiago. Y fue entonces cuando se construyó la gran Torre del Homenaje que caracteriza a Aledo






CASTILLO DE LA ATALAYA - CARTAGENA - MURCIA



La posición estratégica del monte de la Atalaya era ya conocida desde la Baja Edad Media. Tenemos noticias de esta utilidad como atalaya cuando el 4 de mayo de 1561, desde el puesto de vigilancia del monte del Atalaya se alerta del desembarco en la Algameca de 1.800 soldados otomanos, acudiendo el marques de los Vélez que derrota a los invasores en las cercanías de la rambla de Benipila. Más tarde en 1706 durante la Guerra de Sucesión, la ciudad estaba ocupada por los ingleses en nombre del archiduque Carlos de Austria. Como necesitaban asegurar la posición adquirida en el reino de Murcia, levantaron dos fuertes en dos puntos estratégicos; el castillo de la Atalaya y el castillo de San Julián, que defendería la bocana del puerto.
 El actual castillo fue proyectado por los ingenieros militares Pedro Martín-Paredes Cermeño y Mateo Vodopich como parte del plan de fortificación de la ciudad como base naval. En febrero de 1776 comenzaron las obras, acabándolas  en junio de 1778. El castillo contaba con 18 cañoneras y la posibilidad de instalar a barbeta otros cinco cañones, y tenía capacidad para albergar 200 hombres.
El castillo se eleva a una altitud de 242 metros sobre el nivel del mar y fue edificado siguiendo los parámetros del neoclasicismo ecléctico de la Escuela española afrancesada.
Su planta se constituye como un trapecio isósceles, con cinco baluartes por cada uno de sus vértices más otro añadido en la parte sur, y rodeado por un foso con su correspondiente contraescarpa con cercado excepto en el sector que da a la ciudad. La entrada a la fortaleza se encuentra en el bastión central de la parte sur. Una vez atravesada la puerta se accede a un vestíbulo, que a través de un desaparecido puente levadizo llevaba a la explanada de la primera planta. Es en este nivel donde se hallan las estancias abovedadas donde vivía la guarnición, las almenas que protegían a los artilleros del fuego enemigo y un aljibe. Por último, una también extraviada escalera de caracol conducía a la azotea.

CASTILLO DE GALERAS - CARTAGENA - MURCIA



Se trata de una fortificación abaluartado de estilo neoclásico ecléctico. La fortificación abaluartado implica la protección o defensa mutua a lo largo de los lienzos de la muralla. De este castillo parte el cinturón de la muralla de Carlos III que rodea la plaza de Cartagena.
Su planta tiene forma rectangular, y posee cuatro baluartes de traza irregular, un gran patio concéntrico en su interior y un foso seco que lo rodea, con sus escarpa y contraescarpa.
Los frentes noreste, suroeste, y noroeste son abaluartados, siendo el sureste un rediente con recinto interior trazado según un bonete. Todo el frente está circundado por un foso y las escarpas de fábrica se presentan en gran parte al descubierto. El frente noroeste está protegido por un camino cubierto y la puerta principal abierta en la cortina del frente noreste está defendida por una luneta. El acceso se realiza por una rampa que termina en un puente durmiente al que sigue un puente levadizo.
Frente a la puerta principal se abre el revellín o valladar exterior donde se alza el mástil que ondeó la bandera cantonal de Cartagena.
Parte de la fortificación fue habilitada como prisión militar conservándose las celdas de castigo y los pabellones de los presos.

CASTILLO DE LOS MOROS - CARTAGENA - MURCIA



 De estilo afrancesado, se empezó a construir en 1773, bajo la tutela de Mateo Vodopich, debido al proceso de mejora de estructuras militares en Cartagena durante el reinado de Carlos III. Las obras finalizaron en 1778. Situado en el cerro de los Moros, a unos 56 metros sobre el nivel del mar, se ubica en ese lugar debido a que durante la Guerra de Sucesión Española, la zona había demostrado ser una posición estratégica para la defensa de la plaza. Fue cedido por el Ministerio de la Guerra al Ministerio de Hacienda el 19 de junio de 1921, para pasar finalmente al Ayuntamiento de Cartagena el 24 de septiembre de 1929, para hacer un parque público. Desde entonces no se le ha dado ningún uso o cuidado, motivo por el cual su estado actualmente es de prolongado deterioro.


 Su estilo puede enmarcarse en un neoclásico ecléctico. En muchas ocasiones ha sido referido como un hornabeque, si bien hay consenso en que se trata de una obra coronada. Estaba comunicado con la plaza mediante un camino cubierto que partía de la Puerta de Socorro. Su misión era proteger el Frente abaluartado del Hospital y fundamentalmente las Puertas de San José, una de las tres monumentales entradas a la ciudad de Cartagena.




FORTALEZA DE SAN JOSÉ - CARTAGENA - MURCIA



 La fortaleza de San José data del siglo XVIII. En el proyecto de Zermeño de 1765 constituyó el caballero del baluarte correspondiente de la muralla con el nombre de San Diego. Durante la Segunda Guerra de la Independencia (1808) se construyó una batería para cinco piezas. En 1859 se propuso construir una batería para batir el Castillo de Los Moros y el baluarte nº1.






FORTALEZA DE DESPEÑAPERROS - CARTAGENA - MURCIA



Fortaleza o castillo ubicado en la cima del cerro de Despeñaperros, una de las cinco histçoricas colinas que rodean la ciudad, y que tenía como objeto proteger las Puertas de San José y el Castillo de los Moros. Llegó a estar compuesto por una batería de catorce piezas y otra superior de diez piezas a barbeta.