viernes, 26 de junio de 2009

CASTILLO DE FUENTIDUEÑA DE TAJO - MADRID

El castillo poseía un foso excavado, sobre el que recae un frente cerrado y flanqueado por dos recios torreones que defienden el punto más vulnerable de la obra. La planta se descompone en dos cuerpos, desiguales en cuanto a los espesores de los muros que corren a uno y otro lado bordeando las alturas con torres cuadradas y unos lienzos quebrados, finalmente adaptados a lo que el terreno les obliga.
Durante buena parte del siglo XV el castillo perteneció al Condestable de Luna, como Maestre de Santiago, quien lo cedió a su hijo bastardo don Pedro, que en las crónicas suena bastante como señor de Fuentidueña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario