lunes, 6 de julio de 2009

CASTILLO DE SOLERA - JAÉN

El castillo de Solera se alza sobre una aguja rocosa en el valle del río Jandulilla, en la localidad de Solera, perteneciente al gran municipio de Huelma, al sur de la comarca de Sierra Mágina.

La situación del castillo árabe de Solera sobre una aguja rocosa, testimonia las dificultades que debieron tener los cristianos hasta que consiguieron conquistarlo en 1433.
Sobre sus ruinas se construyó la iglesia de Solera. Esta construido en mampostería.
Está en un espolón rocoso a 1.090 metros de altura. Se distinguen dos fases constructivas. En la cima hay unos muros de mampostería de tamaño irregular que delimitan un pequeño recinto al que está asociado un aljibe que conserva aún restos de la bóveda apuntada de cubrición. Más abajo, hay restos de otras construcciones de más envergadura, un auténtico castillo flanqueado por torres de mampostería de sillares en los ángulos y muros que cierran el recinto. La comunicación entre ambos ámbitos se efectúa a través de un pasadizo cubierto por una bóveda de medio cañón, también de mampostería, y que conserva restos de elucido.
Toda la construcción se monta encima de la roca que le sirve de cimentación. Los paramentos originales, que presentan un fuerte deterioro, se encuentran enmascarados por remodelaciones recientes.
Desde este castillo de origen nazarí se pueden contemplar espléndidas vistas de la Vega en la confluyen el rio Jandulilla y el río Gargantón, así como el pueblo de Bélmez de la Moraleda y el Torreón del Lucero, el cual da una idea del sistema defensivo que tenían estas tierras en épocas pasadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario