sábado, 27 de junio de 2009

CASTILLO DE LA ESTRELLA DE CAMPOS - TORREMORMOJON - PALENCIA


Los inicios de esta fortaleza tienen su origen en una torre que existía a mediados del sigo X, a la vuelta de las cruzadas de Palestina. En 1124 era su tenente el conde Pedro de Lara, y en 1162 Pedro Girón. En el siglo XIV perteneció a Juan Alfonso de Alburquerque, y en 1404 Fernando de Antequera la donó al mariscal de Castilla García González de Herrera, en cuya familia permaneció hasta que a finales del siglo XV pasó por matrimonio al conde de Benavente, quién hasta 1512 refuerzó la fortaleza, sobre todo en la parte del foso.

En 1521 se vivió en el castillo la que fue sin duda su mayor batalla. El noble Navarro Don Francés de Beamunt recibió órdenes de salir para Tierra de Campos para detener al Obispo de Acuña y sus correrías destructoras. Los hombres de Padilla y Acuña combatieron la villa y en la noche del 16 al 17 de enero de 1521 fue entregada al pillaje y la destrucción de numerosos enseres propiedades de los vecinos.

En 1523 el conde de Benavente realizó obras de refuerzo en el castillo. Durante la guerra de la Independencia fue ocupado por las tropas francesas del mariscal Bessieres, al igual que Ampudia.
Lo que se conserva del castillo es un edificio de planta rectangular con torres circulares en sus esquinas. La parte más expuesta, la que da al llano del cerro, cuenta además con una torre pentagonal y un foso.

La torre pentagonal protege el foso y la pequeña puerta de arco apuntado que permitía el acceso a la fortaleza por medio de un puente o pasarela necesarios para salvar el foso. En su interior unas escaleras dan el acceso a una galería subterranea con numerosas cámaras de tiro, que protegían el foso y que comunicaba las tres torres entre sí, dando acceso a las casamatas donde se colocaban las piezas de artillería. Todo este frente, que se encuentra desmochado, corresponde a las reformas de finales del siglo XV, es de buena sillería con muros de 4 metros de grosor.

De las otras torres y lienzos de la fortaleza no queda nada más que los cimientos y unos muros de tapial realizados para aprovechar el castillo como palomar. Los lienzos laterales poseían en su centro una torre circular, mientras que en la cara más alejada del cerro, la más visible desde la población, se ven los restos de otras dos torres circulares situadas hacia la mitad del lienzo, apenas separadas entre si, y que protegían la entrada principal al recinto.

En el centro de la fortaleza se encuentran los restos de la torre primitiva, de la que sólo se conserva una sala abovedada correspondiente a un aljibe, y una enorme cantidad de escombros.

Según la descripción que hizo de la fortaleza Ricardo Becerro en 1878, el recinto medía 48 metros en los lienzos este y oeste, y 54 metros en los frentes norte y sur, con muros de 9 metros de altura y 2 más en el coronamiento de los torreones. La fachada principal, estaba protegida por una barbacana de forma rectangular-semicircular de 15,60 metros de diámetro. En el interior del castillo, una calle de 7,30 metros, separaba la torre central del recinto. La fachada principal de la torre, situada a oriente, medía 9 metros de alto. Se accedía por una sencilla puerta gótica situada en el centro con tres escudos sobre el arco.

No tenía almenas aunque se apreciaba el arranque de las mismas, así como cuatro ménsulas de un matacán situado sobre la puerta. En el interior del cuerpo central una sencilla galería gótica de 3 metros de altura, ya en estado de ruina, parecía rodear la torre. Un estrecho pago frente a la puerta permitía el paso al aljibe. A la derecha de la puerta existía una subida a la torre superior. Del resto no quedaban más que escombros hacinados, salvo dos paredones que formaban el ángulo sureste de la torre del homenaje, que conservaban en el grueso de sus paredes los arcos de las galerías de paso y se veían los huecos donde ajustaban los sostenes de los tres pisos.

En el pueblo se conservan grandes paredones de tapial que podrían ser los restos de la antigua muralla de la villa.
En 1874 parte del castillo fue demolido, y el 6 de septiembre de 1878 fue declarado Monumento Histórico Nacional, siendo uno de los primeros castillos en obtener dicha calificación, lo que no ha impedido que llegue a nuestros días completamente arruinado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario