domingo, 28 de junio de 2009

CASTILLO DE FUENTES DE VALDEPERO - PALENCIA

El castillo de los Sarmiento tiene la estructura típica de los castillos de la escuela de Valladolid, un recinto de planta cuadrada con torreones circulares en las esquinas (excepto en la suroeste, que arruinada durante el asedio comunero fue sustituida por un contrafuerte) y una torre de enormes proporciones en el centro de uno de sus lienzos. Es probable que estos cubos tuvieran mazmorras en la planta superior ya que únicamente tienen acceso desde arriba. En el cubo sureste hay una bella ventana de estilo gótico, y debajo de ella, a su izquierda, dos escudos con las armas propias del apellido Sarmiento. Por sus características constructivas, este castillo pudiera ser del mismo maestro que los de Fuensaldaña, Torrelobatón y sobre todo Peñafiel, en Valladolid.

La torre del homenaje está construida con excelente sillería y cuenta con muros de entre 7 y 10 metros de espesor, un pronunciado talud y unos cubos que sirven como contrafuerte. En su interior existen dos salas con bóveda de cañón de 9 metros de luz. Ambas salas estuvieron divididas en su día por otro piso de madera del que se conservan los mechinales en los muros donde se apoyaban las vigas. La sala superior comunica con varios túneles ciegos en forma de L, posiblemente almacenes, construidos en el interior de los muros. Contaba con ventanales que al regruesar la torre se han convertido en estrechos tragaluces. En la parte superior de la torre se observa el arranque de los muros de una sala de 9 metros de lado.

Existe una mazmorra, una sala cuadrada abovedada, que tiene unas dimensiones de 6 metros de lado por 6,5 de alto, y cuyo único acceso es un hueco de 75 centímetros de diámetro en la parte superior de la bóveda. Se une este acceso por medio de un túnel a las escaleras construidas en espiral por medio de tramos rectos abovedados.

El acceso a la torre se realiza por medio de puertas de pequeño tamaño. La primera, con doble puerta, comunica por medio de un estrecho corredor con la planta baja de la torre del homenaje, donde unas escaleras suben a las plantas superiores. La segunda puerta se abre en la base del talud, en el interior del patio, accediéndose por ella tanto al adarve como a la sala de acceso a la mazmorra. También en el patio se encuentra la tercera puerta, elevada sobre el nivel del talud, y que comunica con la que fue, posiblemente, la primitiva entrada a la torre. Esta puerta da acceso a unas escaleras, similares a las anteriores, que comunican con el tercer piso de la torre. Las escaleras presentan frecuentes arranques de goznes y huecos para las trancas.

La entrada a este recinto se realiza por su lienzo oriental, estando protegida por un balcón amatacanado con dos garitas muy parecidas a las que se encuentran en los castillos de Ampudia, Portillo y Villalonso. Aún se ven las marcas de los grandes ventanales de este recinto que fueron tapados o convertidos en pequeñas ventanas. Igualmente, se achica la puerta de acceso. En el interior del patio se observan los huecos en los muros donde se apoyaban las edificaciones auxiliares del castillo, alrededor del recinto. Tenía en su interior un pozo. De la barrera y foso que rodearon al castillo, hoy solamente quedan algunos vestigios frente a la entrada.

El pueblo estuvo rodeado de muralla de la que quedan algunos trozos sobre los que se han edificado viviendas y una puerta con arco de medio punto y restos de otra.
El castillo está siendo restaurado por la Diputación provincial de Palencia, que en 1996 instaló en él una Escuela Taller encargada de su rehabilitación y de la construcción del Archivo Provincial en su Patio de Armas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario